Capacitación para la implementación de la Firma Digital

  • 2018-05-03
  • Prensa
  • Imprimir

    La propuesta forma parte de una serie de cursos de capacitación del nuevo programa de formación dirigida al personal de la legislatura.

    En el marco del programa de Modernización del Estado y la Gestión Legislativa, se brindó una nueva instancia de formación sobre la implementación de la Firma Digital que persigue la despapelización y la agilización de los trámites en función de lograr una mayor calidad en la gestión administrativa

    En la oportunidad, el equipo del Área de Modernización Miriam Araceli Leites y Juan Manuel Darrichó, Oficiales de Registro de la Firma Digital de la Cámara de Diputados, desarrollaron el tema de la obtención de certificados y validación  para la firma igital, los requisitos,  la documentación necesaria y los pasos del trámite.

    Por otra parte, el Ing. Miguel Gustavo Lencina responsable de la Oficina de Modernización trabajó sobre los usos prácticos de la firma digital para la incorporación de documentos y correos electrónicos.

    En tanto, la oficina de Modernización Legislativa, como Autoridad de Registro de la Firma Digital en el ámbito de la legislatura provincial,  lleva adelante esta propuesta de formación para la implementación gradual de la firma digital en los procesos legislativos de la Cámara de Diputados. Se trata de un paso necesario para la administración pública y la gestión legislativa ante la creciente demanda de trámites y procedimientos dentro del Estado que ha obligado a adoptar métodos más eficientes de su gestión. Las tecnologías de información constituyen en este sentido una herramienta imprescindible a la hora de definir nuevos métodos más ágiles y eficientes.

    Así, la firma digital representa una de las herramientas principales a implementar dentro de las nuevas tecnologías de información disponibles, ya que permite otorgar autoría e integridad a los documentos electrónicos. Es un instrumento con características técnicas y normativas. Esto significa que existen procedimientos técnicos que permiten la creación y verificación de firmas digitales, y existen documentos normativos que respaldan el valor legal que dichas firmas poseen.

    La firma digital es un elemento clave para la despapelización. Su ventaja principal consiste en que  posee los mismos efectos jurícos que la firma olográfa, y su utilización permite agilizar la tramitación de cualquier petición, sin la necesidad de su impresión en soporte papel, conservando su autenticidad, carácter de original y por sobre todo garantizando la autoría e integridad de los documentos firmados digitalmente.

    Entre otros beneficios, se encuentran los siguientes:
    - Facilita la celeridad de cualquier tráte incluyendo los procedimientos administrativos
    - Brinda seguridad en el intercambio de información crítica.
    - Reemplaza a la documentación en papel por su equivalente en formato digital.
    - Reduce costos generales y mejora la calidad de servicio.
    - Mayor velocidad de procesamiento.
     - Facilita la transparencia ya que los documentos no pueden ser alterados sin dejar evidencia.